información de la ruta > rutas > inicio
rutas

Santo Tomé y Príncipe
Santo Tomé y Príncipe Santo Tomé - Santo Tomé

Un vistazo por el camino
Imprimir  Imprimir
Duración: Debido a las limitaciones de vuelos, deberemos adaptarnos a una estancia mínima de 7-8 días, o la siguiente opción y más recomendable, nos permite disfrutar de estas maravillosas islas durante 15-16 días. Ciudad base: Santo Tomé Idiomas: Portugués, forro, angolar y principese. Agente:

Nacional

Navetur Equatur                 Web:www.navetur-equatur.st         Email:navetur@cstome.net

Mistral Voyages           Web:www.mistralvoyages.com          Email:fatima.mistral@cstome.net

Principe Tours              Web:www.hotelabadeprincipe.com        Email:agenciaprincipetour@hotmail.com

Guía recomendada:

Sao Tomé and Príncipe. Bradt

África. Lonely Planet

Aeropuertos internacionales:

Aeropuerto Internacional de Santo Tomé y Príncipe (TMS) a 6km de Santo Tomé.

Aeropuerto Madrid-Barajas (MAD): 4.565 Km; Aeropuerto de Barcelona El Prat (BCN): 5.188 Km

Aeropuertos nacionales:

Aeropuerto de Príncipe, Isla de Príncipe (PCP) (vuelos domésticos) a 3km al norte de San Antonio

Aeropuerto Madrid-Barajas (MAD): 4.442 Km; Aeropuerto de Barcelona El Prat (BCN): 5.065 Km

Las islas de Santo Tomé y Príncipe son atravesadas por la línea de Ecuador que divide el hemisferio norte y sur de la Tierra.

Junto al extremo sur de Santo Tomé se encuentra la Isla de las Rodas, marco geográfico que indica el lugar exacto por el que cruza la Línea de Ecuador.

El cacao de Son Tomé es, en la opinión de muchos, el mejor del mundo. Algunos de los mejores chocolates usan este cacao

Un pequeño universo en el centro del mundo.

En estas dos islas, apenas conocidas por el turismo, el tiempo parece haberse detenido o no haber existido nunca. Se puede practicar todavía un turismo a escala humana, lejos de las masas, de la despersonalización y de las colas interminables, que invita a la aventura, al descubrimiento…Distintos pueblos a los que la historia ha juntado en estas pequeñas islas, y que se presentan como un destino seguro, amable, ideal para la primera experiencia en este continente.

La amabilidad de los habitantes de este país y la lengua portuguesa, tan cercana a la nuestra, facilitan una estancia sin complicaciones. Las carreteras y pistas no están en general en muy buen estado, por lo que hay que acometerlas lentamente, lo que nos permitirá disfrutar de cada detalle del camino.

La abundante humedad favorece la exuberancia de bosques y plantas por todas partes. En menos de una hora se puede pasar del calor ecuatorial de la playa a la fresca humedad propia de la media montaña, acumulando nuevas sensaciones a cada paso. Resulta sorprendente la gran variedad de opciones y de paisajes que proporciona un espacio tan abarcable, debido sobre todo a la gran diferencia de alturas.

El arte también tiene su espacio en Santo Tomé y Príncipe, existiendo la Bienal de Arte y espacios como la Teia d´Arte, en los que artistas santomenses y de otros países se juntan para unos días dedicados a todas las artes. En algunos lugares como San Joao de Angolares se mantiene una etnia con una fuerte identidad propia.

En Santo Tomé, a lo largo de la vía que da al mar, hay varios locales tradicionales buenos para degustar un pescado fresco sin refinamientos pero con toda seguridad y corrección. El olor y la brisa del mar que acompañan esta experiencia gastronómica la hacen mucho más intensa. En general se pueden encontrar sitios de comer sencillos y sabrosos, donde recuperar los sabores auténticos de las materias primas locales.

Recomendamos no aislarse en la comodidad de los hoteles y salir a respirar la vida de este retazo de África asentado (literalmente) sobre un volcán.

Para los más amigos de la soledad, la isla de Príncipe es el paraíso, donde se puede bucear, caminar por playas inalteradas, visitar el lugar desde el que se comprobó en los años 20 la teoría de la relatividad en la roça Sundy. Esta pequeña isla es un enclave especialmente atractivo y sensible, pequeño y poco poblado, pero en el que se pueden encontrar alojamientos exclusivos y actividades de naturaleza y buceo.

En este país, el turismo puede ser un arma muy eficaz contra las amenazas al medio ambiente comunes a muchos países: deforestación, pesca excesiva, consumo y tráfico de especies amenazadas, y por eso se está trabajando para fomentar la visita de turistas concienciados y responsables.

Para los amantes de descubrir nuevos destinos, es bonito acompañar en su desarrollo a un país que trata de mejorar su condiciones ambientales y su acogida, mejorando a la vez la vida de su gente y la experiencia de los turistas. Estamos seguros de que serán muchos los que nos quieran acompañar en este camino.

Días 1 y 2. Ciudad de Santo Tomé

La ciudad de Santo Tomé, es centro de la red de transportes y carreteras, así como puerto principal del país. Callejear por sus calles es disfrutar de construcciones coloniales, algunas parcialmente destruidas, y mezclarse con la población adaptándonos a sus ritmos de vida. La Avenida marginal 12 de julio nos ofrece un agradable paseo marítimo hasta el puerto Ana Chaves, donde durante todo el día desembarcan canoas de pescadores con productos frescos.

Es imprescindible acercarse a los mercados de la ciudad, tanto el viejo como el nuevo, son el verdadero motor de la economía de la ciudad. En ellos se encuentra desde el pescado más fresco, legumbres, hortalizas, frutas…hasta música local, ropa y telas africanas que se venden por metros y pueden ser un buen recuerdo de este viaje.

En nuestro paseo por la ciudad podemos visitar la Catedral de Santa Fe, el Palacio de Justicia, el Palacio Presidencial y el Museo Nacional, situado en la Fortaleza de San Sebastiao. A la entrada del Museo tres estatuas de piedra rinden homenaje a los descubridores portugueses de la isla. En su interior nos explicarán cómo era la forma de vida en las antiguas Roças, plantaciones de época colonial de café, azúcar o cacao que funcionaban como pequeñas ciudades.

En el Parque Popular varios pequeños establecimientos ofrecen un buen pescado del día a muy buen precio y se organizan eventos y fiestas para la juventud. Nos sorprenderá encontrar los restos del primer avión que voló en el país.

Si se desea, se puede reservar un día para hacer una visita a la fábrica chocolate de Claudio Corallo (principal exportador del país), donde explican el proceso y realizan una pequeña degustación de variedades de cacao.

En caso de que queramos llevarnos algún recuerdo, el Artesanato de Ossobo nos ofrece productos elaborados por gente local a buenos precios.

La gastronomía del país se basa enormemente en el pescado. Hay varios lugares, regentados por gente local y por mujeres que son altamente recomendados y que nos ofrecen recetas originarias del país elaboradas con productos autóctonos.

Dona Filo es una mujer emprendedora que empezó desde cero y ahora es propietaria de uno de los mejores restaurantes de la ciudad: Casa Filodora. Aquí podremos degustar peixe grillado (pescada a la brasa) o probar los buzios (caracoles de mar) muy especiados.

Situado en el jardín de una casa privada, su propietaria nos ofrece pescado de calidad en un entorno agradable y tranquilo. Hay que preguntar por La Tete.

En la Pensión Turismo, en el centro, podemos probar peixe grillado abala, con guarnición típica, y previo encargo, saborear la especialidad del restaurante, el calulu, una comida típica de la isla que requiere mucho tiempo de elaboración.

Una opción agradable para tomarse un café es la terraza del hotel Residencial Avenida. Recomendamos además este hotel para alojarnos en la capital, un hotel de tres estrellas situado enfrente del palacio presidencial dirigido por Dulce.

El hotel Magni Bi, regentado por Evelyn Simen, camerunesa, nos ofrece comida típica de su país caracterizada por ser fuerte y especiada, y es otra recomendación de más reciente construcción para alojarnos.

Días 3, 4 y 5. Sur de la Isla

El viaje por el sur de la isla es el de mayor distancia con la ciudad y a su vez el que permite ver una variedad más amplia de atractivos.

La Roça Agua Izé es una de las plantaciones de cacao más grandes e importantes que hubo en la isla cuyas vías del tren comunicaban con la mayor parte de las roças que la rodeaban.

Durante todo el trayecto nos iremos encontrando con maravillosas playas. Quizá las más bonitas de la isla estén situadas al sur de la capital, como Praia Piscina.

Antes de llegar a Sao Joao dos Angolares, la Praia das Sete Ondas nos sorprenderás, así como la llamada Boca do Inferno, una cala donde el mar entra y sale creando un espectáculo natural.

Siguiendo el camino por el sur de la isla, nos encontramos con Sao Joao dos Angolares, uno de los puertos de pescadores más importantes de la isla. Aquí se encuentra la Roça San Joao, alojamiento turístico y restaurante, con una gran promoción de la cultura y arte de Sao Tomé. La roça, como alojamiento, es una casa de la época colonial portuguesa que consta de 7 habitaciones, algunas con baño compartido y otras exterior muy amplias y decoradas con buen gusto.

Famosa por la vida cultural que rodea a esta Roça, y por ser propiedad, junto con su esposa, de Joao Carlos Silva, reconocido cocinero por la calidad de su comida, sin duda aquí podremos disfrutar de una cocina diferente y más elaborada, que sin embargo se basa en los ingredientes típicos del país.

Después de pasar noche en Sao Joao, seguimos camino al sur disfrutando de cada detalle del paisaje, hasta llegar al encantador pueblo de Porto Allegre. Desde aquí se puede coger un barco que lleva hasta la pequeña Ilha das Rolas, cuyo principal interés radica en su cercanía al punto exacto del ecuador, que podremos ir a comprobar en barco.

Por último, en Praia Jalé disfrutaremos de nuevo de la naturaleza en estado puro, y llegados hasta este punto de la isla, podremos aislarnos y relajarnos en el Jalé Ecolodge, integrado por personas de la comunidad local.

En cuanto a lugares para comer, siempre que sea por encargo se puede cenar y/o comer en casas de pescadores donde podremos degustar pescado fresco, arroz y plátano entre otros alimentos típicos de la zona.

Días 6 y 7. Interior de la Isla

La ruta interior está totalmente relacionada con el ecoturismo y con el Parque Nacional de Obo, donde podemos contratar a guías locales que conocen en profundidad tanto el paisaje como las distintas comunidades de la zona, sus gentes y costumbres.

Este parque se compone de dos áreas: una primera en la isla de Santo Tomé con una superficie de 235 km2 y otra en Príncipe, con 65 km2 de superficie. Hay varias rutas posibles: una de ellas va desde el Jardín Botánico al Lago Amelia, en la que la ida y la vuelta no suponen más de 3 horas y cuya dificultad es media-baja, otra que une el Jardín Botánico, el Lago Amelia y Bombain cuya duración es de 8 horas y la dificultad media-alta y por último, se puede realizar la ruta que va desde el Lago Amelia al Pico Sao Tomé, pero que ya requiere de mayor preparación.

El Jardín Botánico de Bon Sucesso reúne una recopilación de plantas y flores endémicas, entre las que destacan las orquídeas. Se pueden visitar otros enclaves como la Ciudad de Trinidad, o la Cascada de San Nicolás, la más famosa y de fácil acceso de la zona.

Adentrándonos en la ruta interior descubrimos la Roça Nova Moca, una plantación de cacao propiedad de Claudio Corallo, en donde se realiza todo el proceso del cacao; desde la planta hasta la recolección, el secado del grano, la producción del chocolate a través del cacao hasta la venta al consumidor final y que hace de esta roça única en la isla.

La Roça de Monte Café funciona como la capital de la comarca, en ella hay un puesto de salud en el antiguo hospital de la roça y el colegio en el que estudian los niños.

En cuanto a la restauración, es importante tener en cuenta que tanto para comer como para cenar fuera de la ciudad siempre va a ser necesario reservar, incluso si se hemos reservado el alojamiento. En la casa de Luis Mario (una casa local que está siendo rehabilitada para alojar a los turistas) ofrece comida de calidad, pescado fresco y pollo con distintos tipos de guarnición típica de la isla, plátanos, arroz y batata. Aquí también podremos tomar un café, un licor de cacharamba o una cerveza nacional. Aconsejamos realizar el alojamiento en esta casa, y en caso de decidirnos por realizar la ruta larga podremos alojarnos en la Roça Bombain.

Días 8 y 9. Norte de la Isla

Comenzamos el viaje por la parte norte de la isla visitando la Roça Agostiño Neto, la mayor plantación de la época colonial, antes llamada Rio d´ouro, dedicada al cacao, los plátanos y la pimienta entre otros. Las construcciones principales se distribuyen en un gran rectángulo, en los frentes se encuentran el hospital y la casa del patrón. El reloj y la campana con la que se llamaba a los esclavos, así como los lugares donde se alojaban son alguno de los intereses del lugar. La entrada es libre.

En la Roça Diogo Vaz se encuentra la Escuela de Artes y Oficios Diogo Vaz. El propósito de este espacio es formar a los adolescentes de la zona sin estudios en un oficio (carpintería, albañilería, cocina, idiomas, conocimientos informáticos…) ofreciéndoles también un lugar donde dormir para garantizar una formación continua. Al mismo tiempo, se lleva a cabo un proyecto de turismo solidario, donde turistas de todo el mundo acuden allí y comparten sus conocimientos con los alumnos. La escuela ofrece también alojamiento para turistas que simplemente estén disfrutando de unos días en la isla, y es nuestra recomendación. Otra de las formaciones de esta escuela es de guías turísticos, y en la Roça se ofrecen pequeñas visitas guiadas por la zona.

En esta zona norte de la isla podemos realizar dos paseos que pueden hacer muy interesante nuestro descubrimiento de la isla. Uno de ellos es el Paseo por los Túneles, una excursión por el interior de conductos de agua canalizada que pueden llegar a los 6 km de largo y que nos pueden llevar a paisajes realmente increíbles. Para ello hay que estar previsto del material adecuado como botas de agua.

El Paseo del Café nos muestra todo el proceso de producción del cacao, desde que el fruto está en el árbol, la recolección, el secado, el fermentado del grano hasta el momento del embalaje en sacos para exportarlo a Portugal.

Otra opción muy interesante es la de recorrer las playas como la Playa de Tamarindo, la Playa de las Conchas, una de las playas más bonitas y tranquilas que se encuentran a media hora de la ciudad y que no hay que perderse; la Playa del Gobernador y la no menos interesante Playa del Morro Peixe, en la que se desarrolla un proyecto solidario promovido por MARAPA destinado a proteger la pesca artesanal y las tortugas de la zona.

El Lago Azul, es uno de los lugares más famosos para hacer submarinismo, por la claridad de sus aguas y por estar resguardada del viento y las olas.

Si lo que queremos es hacer un alto en el camino y degustar la gastronomía local una buena opción es la Roça Çhamiço, propiedad de una mujer, donde se puede comer Cachucha, guiso tradicional a base de maíz. Después de comer se puede dar un paseo hasta el “Templo de Bambú” un paisaje que merece la pena contemplar.

La Casa Santola es uno de los restaurantes más famosos de la isla y el único que prepara la Santola a la brasa. Es un restaurante popular, en que se mezclan turistas y población local a degustar este manjar.

Días 10, 11 y 12. Isla de Príncipe

Es necesario decidir cuándo queremos visitar la isla y cuántos días queremos estar. No es fácil reservar billete para los fines de semana, y resulta imposible ir y volver en el mismo día, por lo que es recomendable hacer la reservar durante los primeros días de estancia en Santo Tomé. Podemos comprarlos directamente en la agencia STP Airways o en el Hotel Omali Lodge (recomendable). Una tercera opción, adquirirlos en una agencia de viajes en Santo Tomé, encarecerá el precio del billete. Existe la posibilidad de viajar en barco, pero siempre sujeto a condiciones atmosféricas favorables. El trayecto en avión dura apenas una hora. Es recomendable también, reservar todos los servicios de alojamientos, excursiones, manutención, etc., con la mayor antelación posible.

El tour por San Antonio, capital de la isla, apenas nos llevará un día. Se trata de una ciudad pequeña donde podremos recorrer a pie el popular centro y callejear por sus pintorescas calles. La iglesia de San Antonio y el mercado antiguo son visita obligada. En agosto se puede disfrutar del “Auto de Floripes”, manifestación tradicional de la cultura popular santotomense, única en África, que combina teatro, danza y música. Su origen se remonta a las obras medievales europeas, exportadas a Príncipe para distraer a los colonos, a las que los esclavos integraron todo tipo de rituales tradicionales.

El único transporte público es un pequeño autobús que cruza la isla por la única carretera existente. El servicio es bastante irregular e intermitente, por lo que es recomendable alquilar un coche. El servicio de un guía nos facilitará nuestra estancia en la isla ya que apenas hay caminos trazados y señalización.

No podemos perdernos la Roça Sundy, una de las más grandes y majestuosas plantaciones de la isla, todavía en funcionamiento, en la que el científico Arthur Eddington demostró la teoría de la relatividad, publicada en 1919.

Son de interés también la Roça de Terreiro Vello, célebre en la isla por las importantes y extensas plantaciones de cacao, y las ruinas de la Roça Porto Real, que en tiempos remotos hacia las veces de residencia real y acogía a la alta sociedad.

Existen múltiples y fascinantes playas y calas de aguas cristalinas: Playa Boi, Playa Grande, Playa dos Burros, Playa Ponta Mina, Playa Macaco…Desde Roça Belo Monte disfrutaremos de unas extraordinarias vistas de la paradisíaca Playa Banana, una de las playas más famosas y bonitas no sólo de la isla, sino del país, donde podremos bañarnos, relajarnos y disfrutar del sol y de la naturaleza.

Esta isla nos ofrece también paseos en barco en compañía de pescadores locales; pesca deportiva y la oportunidad de sumergirnos en sus cristalinas aguas, con maravillosos arrecifes de coral y multitud de especies. Guías locales nos revelarán el asombroso esplendor de la rica biodiversidad de la sabana principiense.

Durante nuestra estancia en Príncipe, Roça Abade nos ofrece una las mejores opciones para alojarnos. Desde aquí podremos visitar la Isla Cup Jokey.

La mayor parte de los restaurantes se concentran en la capital. Destaca Pastelería Santo Antonio, por su especialidad en pescados fritos. En esta isla podremos disfrutar de las recetas criollas, con fuertes influencias portuguesas y caboverdianas, elaboradas con productos de la tierra de excelente calidad, al son de la música criolla.

¿Quieres más aventura?

Amplía tu ruta añadiendo:

Días 1 y 2. Ciudad de Santo Tomé

La ciudad de Santo Tomé, es centro de la red de transportes y carreteras, así como puerto principal del país. Callejear por sus calles es disfrutar de construcciones coloniales, algunas parcialmente destruidas, y mezclarse con la población adaptándonos a sus ritmos de vida. La Avenida marginal 12 de julio nos ofrece un agradable paseo marítimo hasta el puerto Ana Chaves, donde durante todo el día desembarcan canoas de pescadores con productos frescos.

Es imprescindible acercarse a los mercados de la ciudad, tanto el viejo como el nuevo, son el verdadero motor de la economía de la ciudad. En ellos se encuentra desde el pescado más fresco, legumbres, hortalizas, frutas…hasta música local, ropa y telas africanas que se venden por metros y pueden ser un buen recuerdo de este viaje.

En nuestro paseo por la ciudad podemos visitar la Catedral de Santa Fe, el Palacio de Justicia, el Palacio Presidencial y el Museo Nacional, situado en la Fortaleza de San Sebastiao. A la entrada del Museo tres estatuas de piedra rinden homenaje a los descubridores portugueses de la isla. En su interior nos explicarán cómo era la forma de vida en las antiguas Roças, plantaciones de época colonial de café, azúcar o cacao que funcionaban como pequeñas ciudades.

En el Parque Popular varios pequeños establecimientos ofrecen un buen pescado del día a muy buen precio y se organizan eventos y fiestas para la juventud. Nos sorprenderá encontrar los restos del primer avión que voló en el país.

Si se desea, se puede reservar un día para hacer una visita a la fábrica chocolate de Claudio Corallo (principal exportador del país), donde explican el proceso y realizan una pequeña degustación de variedades de cacao.

En caso de que queramos llevarnos algún recuerdo, el Artesanato de Ossobo nos ofrece productos elaborados por gente local a buenos precios.

La gastronomía del país se basa enormemente en el pescado. Hay varios lugares, regentados por gente local y por mujeres que son altamente recomendados y que nos ofrecen recetas originarias del país elaboradas con productos autóctonos.

Dona Filo es una mujer emprendedora que empezó desde cero y ahora es propietaria de uno de los mejores restaurantes de la ciudad: Casa Filodora. Aquí podremos degustar peixe grillado (pescada a la brasa) o probar los buzios (caracoles de mar) muy especiados.

Situado en el jardín de una casa privada, su propietaria nos ofrece pescado de calidad en un entorno agradable y tranquilo. Hay que preguntar por La Tete.

En la Pensión Turismo, en el centro, podemos probar peixe grillado abala, con guarnición típica, y previo encargo, saborear la especialidad del restaurante, el calulu, una comida típica de la isla que requiere mucho tiempo de elaboración.

Una opción agradable para tomarse un café es la terraza del hotel Residencial Avenida. Recomendamos además este hotel para alojarnos en la capital, un hotel de tres estrellas situado enfrente del palacio presidencial dirigido por Dulce.

El hotel Magni Bi, regentado por Evelyn Simen, camerunesa, nos ofrece comida típica de su país caracterizada por ser fuerte y especiada, y es otra recomendación de más reciente construcción para alojarnos.

Días 3, 4 y 5. Sur de la Isla

El viaje por el sur de la isla es el de mayor distancia con la ciudad y a su vez el que permite ver una variedad más amplia de atractivos.

La Roça Agua Izé es una de las plantaciones de cacao más grandes e importantes que hubo en la isla cuyas vías del tren comunicaban con la mayor parte de las roças que la rodeaban.

Durante todo el trayecto nos iremos encontrando con maravillosas playas. Quizá las más bonitas de la isla estén situadas al sur de la capital, como Praia Piscina.

Antes de llegar a Sao Joao dos Angolares, la Praia das Sete Ondas nos sorprenderás, así como la llamada Boca do Inferno, una cala donde el mar entra y sale creando un espectáculo natural.

Siguiendo el camino por el sur de la isla, nos encontramos con Sao Joao dos Angolares, uno de los puertos de pescadores más importantes de la isla. Aquí se encuentra la Roça San Joao, alojamiento turístico y restaurante, con una gran promoción de la cultura y arte de Sao Tomé. La roça, como alojamiento, es una casa de la época colonial portuguesa que consta de 7 habitaciones, algunas con baño compartido y otras exterior muy amplias y decoradas con buen gusto.

Famosa por la vida cultural que rodea a esta Roça, y por ser propiedad, junto con su esposa, de Joao Carlos Silva, reconocido cocinero por la calidad de su comida, sin duda aquí podremos disfrutar de una cocina diferente y más elaborada, que sin embargo se basa en los ingredientes típicos del país.

Después de pasar noche en Sao Joao, seguimos camino al sur disfrutando de cada detalle del paisaje, hasta llegar al encantador pueblo de Porto Allegre. Desde aquí se puede coger un barco que lleva hasta la pequeña Ilha das Rolas, cuyo principal interés radica en su cercanía al punto exacto del ecuador, que podremos ir a comprobar en barco.

Por último, en Praia Jalé disfrutaremos de nuevo de la naturaleza en estado puro, y llegados hasta este punto de la isla, podremos aislarnos y relajarnos en el Jalé Ecolodge, integrado por personas de la comunidad local.

En cuanto a lugares para comer, siempre que sea por encargo se puede cenar y/o comer en casas de pescadores donde podremos degustar pescado fresco, arroz y plátano entre otros alimentos típicos de la zona.

Días 6 y 7. Interior de la Isla

La ruta interior está totalmente relacionada con el ecoturismo y con el Parque Nacional de Obo, donde podemos contratar a guías locales que conocen en profundidad tanto el paisaje como las distintas comunidades de la zona, sus gentes y costumbres.

Este parque se compone de dos áreas: una primera en la isla de Santo Tomé con una superficie de 235 km2 y otra en Príncipe, con 65 km2 de superficie. Hay varias rutas posibles: una de ellas va desde el Jardín Botánico al Lago Amelia, en la que la ida y la vuelta no suponen más de 3 horas y cuya dificultad es media-baja, otra que une el Jardín Botánico, el Lago Amelia y Bombain cuya duración es de 8 horas y la dificultad media-alta y por último, se puede realizar la ruta que va desde el Lago Amelia al Pico Sao Tomé, pero que ya requiere de mayor preparación.

El Jardín Botánico de Bon Sucesso reúne una recopilación de plantas y flores endémicas, entre las que destacan las orquídeas. Se pueden visitar otros enclaves como la Ciudad de Trinidad, o la Cascada de San Nicolás, la más famosa y de fácil acceso de la zona.

Adentrándonos en la ruta interior descubrimos la Roça Nova Moca, una plantación de cacao propiedad de Claudio Corallo, en donde se realiza todo el proceso del cacao; desde la planta hasta la recolección, el secado del grano, la producción del chocolate a través del cacao hasta la venta al consumidor final y que hace de esta roça única en la isla.

La Roça de Monte Café funciona como la capital de la comarca, en ella hay un puesto de salud en el antiguo hospital de la roça y el colegio en el que estudian los niños.

En cuanto a la restauración, es importante tener en cuenta que tanto para comer como para cenar fuera de la ciudad siempre va a ser necesario reservar, incluso si se hemos reservado el alojamiento. En la casa de Luis Mario (una casa local que está siendo rehabilitada para alojar a los turistas) ofrece comida de calidad, pescado fresco y pollo con distintos tipos de guarnición típica de la isla, plátanos, arroz y batata. Aquí también podremos tomar un café, un licor de cacharamba o una cerveza nacional. Aconsejamos realizar el alojamiento en esta casa, y en caso de decidirnos por realizar la ruta larga podremos alojarnos en la Roça Bombain.

Días 8 y 9. Norte de la Isla

Comenzamos el viaje por la parte norte de la isla visitando la Roça Agostiño Neto, la mayor plantación de la época colonial, antes llamada Rio d´ouro, dedicada al cacao, los plátanos y la pimienta entre otros. Las construcciones principales se distribuyen en un gran rectángulo, en los frentes se encuentran el hospital y la casa del patrón. El reloj y la campana con la que se llamaba a los esclavos, así como los lugares donde se alojaban son alguno de los intereses del lugar. La entrada es libre.

En la Roça Diogo Vaz se encuentra la Escuela de Artes y Oficios Diogo Vaz. El propósito de este espacio es formar a los adolescentes de la zona sin estudios en un oficio (carpintería, albañilería, cocina, idiomas, conocimientos informáticos…) ofreciéndoles también un lugar donde dormir para garantizar una formación continua. Al mismo tiempo, se lleva a cabo un proyecto de turismo solidario, donde turistas de todo el mundo acuden allí y comparten sus conocimientos con los alumnos. La escuela ofrece también alojamiento para turistas que simplemente estén disfrutando de unos días en la isla, y es nuestra recomendación. Otra de las formaciones de esta escuela es de guías turísticos, y en la Roça se ofrecen pequeñas visitas guiadas por la zona.

En esta zona norte de la isla podemos realizar dos paseos que pueden hacer muy interesante nuestro descubrimiento de la isla. Uno de ellos es el Paseo por los Túneles, una excursión por el interior de conductos de agua canalizada que pueden llegar a los 6 km de largo y que nos pueden llevar a paisajes realmente increíbles. Para ello hay que estar previsto del material adecuado como botas de agua.

El Paseo del Café nos muestra todo el proceso de producción del cacao, desde que el fruto está en el árbol, la recolección, el secado, el fermentado del grano hasta el momento del embalaje en sacos para exportarlo a Portugal.

Otra opción muy interesante es la de recorrer las playas como la Playa de Tamarindo, la Playa de las Conchas, una de las playas más bonitas y tranquilas que se encuentran a media hora de la ciudad y que no hay que perderse; la Playa del Gobernador y la no menos interesante Playa del Morro Peixe, en la que se desarrolla un proyecto solidario promovido por MARAPA destinado a proteger la pesca artesanal y las tortugas de la zona.

El Lago Azul, es uno de los lugares más famosos para hacer submarinismo, por la claridad de sus aguas y por estar resguardada del viento y las olas.

Si lo que queremos es hacer un alto en el camino y degustar la gastronomía local una buena opción es la Roça Çhamiço, propiedad de una mujer, donde se puede comer Cachucha, guiso tradicional a base de maíz. Después de comer se puede dar un paseo hasta el “Templo de Bambú” un paisaje que merece la pena contemplar.

La Casa Santola es uno de los restaurantes más famosos de la isla y el único que prepara la Santola a la brasa. Es un restaurante popular, en que se mezclan turistas y población local a degustar este manjar.

Días 10, 11 y 12. Isla de Príncipe

Es necesario decidir cuándo queremos visitar la isla y cuántos días queremos estar. No es fácil reservar billete para los fines de semana, y resulta imposible ir y volver en el mismo día, por lo que es recomendable hacer la reservar durante los primeros días de estancia en Santo Tomé. Podemos comprarlos directamente en la agencia STP Airways o en el Hotel Omali Lodge (recomendable). Una tercera opción, adquirirlos en una agencia de viajes en Santo Tomé, encarecerá el precio del billete. Existe la posibilidad de viajar en barco, pero siempre sujeto a condiciones atmosféricas favorables. El trayecto en avión dura apenas una hora. Es recomendable también, reservar todos los servicios de alojamientos, excursiones, manutención, etc., con la mayor antelación posible.

El tour por San Antonio, capital de la isla, apenas nos llevará un día. Se trata de una ciudad pequeña donde podremos recorrer a pie el popular centro y callejear por sus pintorescas calles. La iglesia de San Antonio y el mercado antiguo son visita obligada. En agosto se puede disfrutar del “Auto de Floripes”, manifestación tradicional de la cultura popular santotomense, única en África, que combina teatro, danza y música. Su origen se remonta a las obras medievales europeas, exportadas a Príncipe para distraer a los colonos, a las que los esclavos integraron todo tipo de rituales tradicionales.

El único transporte público es un pequeño autobús que cruza la isla por la única carretera existente. El servicio es bastante irregular e intermitente, por lo que es recomendable alquilar un coche. El servicio de un guía nos facilitará nuestra estancia en la isla ya que apenas hay caminos trazados y señalización.

No podemos perdernos la Roça Sundy, una de las más grandes y majestuosas plantaciones de la isla, todavía en funcionamiento, en la que el científico Arthur Eddington demostró la teoría de la relatividad, publicada en 1919.

Son de interés también la Roça de Terreiro Vello, célebre en la isla por las importantes y extensas plantaciones de cacao, y las ruinas de la Roça Porto Real, que en tiempos remotos hacia las veces de residencia real y acogía a la alta sociedad.

Existen múltiples y fascinantes playas y calas de aguas cristalinas: Playa Boi, Playa Grande, Playa dos Burros, Playa Ponta Mina, Playa Macaco…Desde Roça Belo Monte disfrutaremos de unas extraordinarias vistas de la paradisíaca Playa Banana, una de las playas más famosas y bonitas no sólo de la isla, sino del país, donde podremos bañarnos, relajarnos y disfrutar del sol y de la naturaleza.

Esta isla nos ofrece también paseos en barco en compañía de pescadores locales; pesca deportiva y la oportunidad de sumergirnos en sus cristalinas aguas, con maravillosos arrecifes de coral y multitud de especies. Guías locales nos revelarán el asombroso esplendor de la rica biodiversidad de la sabana principiense.

Durante nuestra estancia en Príncipe, Roça Abade nos ofrece una las mejores opciones para alojarnos. Desde aquí podremos visitar la Isla Cup Jokey.

La mayor parte de los restaurantes se concentran en la capital. Destaca Pastelería Santo Antonio, por su especialidad en pescados fritos. En esta isla podremos disfrutar de las recetas criollas, con fuertes influencias portuguesas y caboverdianas, elaboradas con productos de la tierra de excelente calidad, al son de la música criolla.

¿Quieres más aventura?

Amplía tu ruta añadiendo:

volver

Santo Tomé Ciudad
  • Santo Tomé Ciudad
  • Santo Tomé mercado
  • Carretera Roça
  • Casa Monte Café
  • Príncipe, roça Sundy
  • Maquinaria Roça
  • Plantación Nova Moca
  • Jardin Bom Sucesso
  • Parque Nacional Obo
  • Parque Nacional Obo
  • Carretera Palmeral
  • Príncipe, playa
  • Príncipe, playa
  • Lago sur de Santo Tomé
  • Plato típico

CASA DE LUIS MARIO
Nova Moca | Santo Tomé
Santo Tomé y Príncipe
sostenibilidad 3 sostenible
calidad 3 calidad
Luis Mario y su familia nos reciben en una casa típica de la zona, recientemente restaurada, mientras visitamos la isla de Príncipe.
[ + info ]

 
ESCOLA DE ARTES E OFICIOS DE DIOGO VAZ
Diogo Vaz | Santo Tomé
Santo Tomé y Príncipe
sostenibilidad 3 sostenible
calidad 4 calidad
La Escuela de Artes e Oficios de Diogo Vaz, con su albergue, nos invita a descubrir y disfrutar de la magia de Santo Tomé y Príncipe.
[ + info ]

 
JALÉ ECOLODGE
Praia Jalé | Santo Tomé
Santo Tomé y Príncipe
sostenibilidad 1 sostenible
calidad 2 calidad
ONG MARAPA nos da la bienvenida en Jalé Ecolodge Albergue ecológico pequeño, emplazado en la exuberante Praia Jalé.
[ + info ]

 
RESIDENCIAL AVENIDA
Santo Tomé | Santo Tomé
Santo Tomé y Príncipe
sostenibilidad 4 sostenible
calidad 4 calidad
Residencial decorado al más puro estilo colonial, emplazado en pleno centro de la ciudad, a sólo cinco minutos del Palacio Presidencial.
[ + info ]

 
RESIDENCIAL MAGNI-BI
Santo Tomé | Santo Tomé
Santo Tomé y Príncipe
sostenibilidad 3 sostenible
calidad 4 calidad
En Residencial Magni-Bi, gestionado por Evelyn, jóven camerunense que llegó a la isla en 2003, encontraremos un oasis de tranquilidad.
[ + info ]

 
ROÇA ABADE
Praia Abade | Príncipe
Santo Tomé y Príncipe
sostenibilidad 3 sostenible
calidad 3 calidad
Roça Abade nos abre sus puertas en uno de los escenarios más exóticos y singulares de la Isla de Príncipe.
[ + info ]

 
ROÇA SAO JOAO
Sao Joao dos Angolares | Santo Tomé
Santo Tomé y Príncipe
sostenibilidad 2 sostenible
calidad 2 calidad
Antigua casa colonial de espectaculares dimensiones donde se dan cita los más célebres artistas del país.
[ + info ]

 

Los viajeros opinan...

[Hay 1 opinión]

ver la opinión

Fecha 27/02/2011 Miguel Angel

Estas islas son un paraiso natural donde puedes sentir como se vivia en la epoca de nuestros abuelos ya que puedes dormir en roças preciosas con unas vistas alucinantes, pero con los medios que habia hace 60 años. Dado que aun hay poco turismo las playas, la naturaleza, la gente,es todo natural, precioso y te sientes acogido y muy seguro. Es un viaje que hay que hacer para sentir esta experiencia.



Leyenda
Patrocinadores
Promueve:
Banesto
Colaboran:
Microsoft Sony FIIAPP SEGITTUR Amanecer por África Hotel, Tourism and Leisure Inforpress Zara Tours Koan Consulting
Operadores turísticos:
Club Marco Polo KANANGA

Copyright 2007 · Turismo Solidario y Sostenible en África · Aviso Legal

Resolución mínima de 1024x768.  Desarrollado por Cirene 2000, S.A.