información de la ruta > rutas > inicio
rutas

Bolivia
Misiones Jesuíticas de Chiquitos Santa Cruz de la Sierra - Santiago de Chiquitos

Un vistazo por el camino
Imprimir  Imprimir
Duración: Para realizar la visita a la Misiones Jesuíticas de Chiquitos será necesario disponer de 10 días. Conoceremos los principales atractivos de la región chiquitana como son sus templos, su cultura y tradiciones ancestrales y su estilo de vida. San Xavier, Concepción, San José de Chiquitos y Santiago de Chiquitos serán las principales paradas. Ciudad base: Santa Cruz de la Sierra Idiomas: Los idiomas principales son: Español, Quechua, Aimara, Guaraní, Mojeño, Mozeten entre las 38 lenguas declaradas como oficiales en el país. Agente:

Misional Tours
David Elieser Alvares. Tel:(+591- 3) 3601985. Móvil: (+591) 75006002.
C/ Los Motojobobos Nº 2515 (Entre Av. Mutualista y Alemana), Santa Cruz de la Sierra.
info@misionaltours.com; misionaltours@hotmail.com
www.misionaltours.com

 

Guía recomendada:
Guía Bolivia editorial Anaya.
Lonely Planet Bolivia

Aeropuertos internacionales:
Aeropuerto Internacional Viru Viru en Santa Cruz de la Sierra. Aeropuerto Internacional El Alto en La Paz. Aeropuerto Internacional Jorge Wilstermann en Cochabamba.

Aeropuertos nacionales:
Aeropuertos Viru Viru y El Trompillo en Santa Cruz de la Sierra.

Combinaciones recomendadas:
La Ruta de Misiones Jesuíticas de Chiquitos se puede combinar con el resto de rutas ofrecidas en el país. Dependiendo de las preferencias del viajero puede optar entre las rutas de Ciudad Imperial y Salar de Uyuni, Cultura Tiawanacota y Lago Titicaca, Cordillera Real o Parque Nacional Madidi.

Los pueblos de las Misiones custodian la herencia cultural y artística de las más de 5.000 piezas de música barroca sobre las que se basa el Festival Internacional de Música Renacentista y Barroca Americana.

La joya de esta ruta la componen sin lugar a dudas los templos misionales, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1990. La belleza de estos templos, diseñados por el padre Martín Smith entre 1691 y 1760, y el rico legado histórico que atesoran, constituyen por sí mismos un incentivo suficiente para emprender esta ruta, pues son los únicos que se mantienen en pie en todo el continente americano. Entre 1972 y 1999 fueron restaurados por el arquitecto suizo Hans Roth. Los pueblos de las Misiones custodian además la herencia cultural y artística de las más de 5.000 piezas de música barroca sobre las que se basa el Festival Internacional de Música Renacentista y Barroca Americana.

Pero la Chiquitanía es mucho más, puesto que esta región ubicada en el noroeste de Santa Cruz de la Sierra brinda la oportunidad al viajero de conocer y convivir con auténticas comunidades indígenas de la etnia chiquitana, con cuyos miembros compartiremos sus actividades diarias. Con ellos, además, tomaremos un buen trago de la chicha, bebida autóctona que ya consumían antes de la llegada de los jesuitas.

Disfrutaremos también de sus cantos y danzas ancestrales al son de la música de instrumentos tradicionales como las tamboritas, el sekoseco, la flauta, el yoresomanka, el fífano, y el tyopix. Si tenemos la fortuna de toparnos en San Xavier con el grupo autóctono de las "Mamas", o en San Antonio con el grupo folclórico Sitobisimia, no podremos evitar comenzar a bailar.

Pero lo que no debemos perdernos bajo ningún concepto es un concierto barroco en los templos misionales, que justifica por si solo haber elegido este itinerario. Chiquitanía es una tierra de una inmensa riqueza musical, gracias, en parte, a que muchos son los grupos de niños y jóvenes que estudian música aquí. En el caso de que nuestra visita no coincida con alguno de los festivales que se celebran, como el Festival Bienal Internacional de Música barroca y Renacentista, o los festivales nacionales anuales,(www.festivalesapac.com), podremos solicitar a las alcaldías de los diferentes municipios la organización de un espectáculo de este tipo, a un precio razonable.

La naturaleza y la gastronomía local son otros de los grandes atractivos de la Chiquitanía. Recorriendo algunos de los itinerarios de senderismo de la región, descubriremos la belleza de sus paisajes y la riqueza de su patrimonio natural, en el que las orquídeas y las plantas medicinales son protagonistas. Podremos, asimismo, visitar algunas haciendas ganaderas y explorar la variada gastronomía regional, con sus famosos horneados de maíz, arroz, yuca y una gran variedad de quesos.

Dado que la población de la Chiquitanía es fundamentalmente católica y profesa una gran devoción religiosa, los viajeros más creyentes encontrarán en esta ruta un singular camino de peregrinación.

Día 1. Santa Cruz de la Sierra - San Xavier

Salimos de España dirección Bolivia. Diferentes compañías realizan el vuelo entre Madrid y el Aeropuerto Internacional de Viru Viru en Santa Cruz de la Sierra con una o dos escalas dependiendo de la elección.

Iniciamos la ruta partiendo de Santa Cruz de la Sierra rumbo a Cotoca, auténtico santuario de peregrinación situado a 18 kms de la ciudad, en la carretera que va hacia la Chiquitanía. Cotoca es conocido porque alberga el Santuario de la Virgen del mismo nombre y por sus excelentes trabajos en cerámica, sus viveros de plantas ornamentales y por la elaboración de productos derivados de la caña, como el melao, la jalea, el empanizao y el azúcar morena, a la venta en el mercadillo local. 

El camino merece la pena por la vegetación y diversidad que va cambiando a medida que nos introducimos en la Chiquitanía, transformándose desde los llanos uniformes de Santa Cruz a verdes colinas y cerros plagados de altas palmeras y de variedad de plantas como el bibosi y motacú.

Durante el trayecto atravesaremos la localidad de Santa Rosa de la Mina famosa por la laguna del mismo nombre en donde podemos aprovechar para refrescarnos. Se trata de un paraje natural de diversidad floral y fauna y de gran belleza. Se pueden realizar excursiones y rutas a caballo. También podemos visitar la comunidad de artesanas emprendedoras de la localidad que se dedican a la confección textil de bolsos, cubrecamas, manteles, etc,… realizadas a partir de materiales reciclados y sostenibles, básicamente de bolsas de harina, azúcar o de semillas a los que aplican tintes naturales. Sus productos se venden a través de distribuidores colaboradores de Santa Cruz.

Aproximadamente a 3 horas de Santa Cruz, a través de una carretera en buen estado, que recorreremos en coche de alquiler o autobús, se emplaza San Xavier, situada en una colina desde la que apreciaremos la belleza paisajística de la zona.

Entre las opciones de alojamiento disponibles en San Xavier destacan: el alojamiento Ame-Tauná, El Reposo del Guerrero, la Posada el Tiluchi o el Hotel Totaitú ubicado en plena naturaleza a 3km de la ciudad para los que prefieran un ambiente más relajado.

Ésta es una región de rica gastronomía, gracias a las famosas arepas de maíz, al zonzo, plato típico de queso y yuca, y al majao de pato, que podremos adquirir en los restaurantes emplazados alrededor del santuario.  Recomendamos el Restaurante La Pascana ubicado en la Plaza Principal de San Xavier o el Restaurante Luigi que ofrece menú del día.

Días 2 y 3. San Xavier

San Xavier fue la primera misión fundada por los Jesuitas en 1691, bajo el nombre de San Francisco Xavier. Tras albergar una escuela de música y un taller para la fabricación de instrumentos musicales, hoy en día es la puerta de entrada a la ruta de las Misiones de Chiquitos.

El principal atractivo es su Iglesia y Museo Misional declarado Patrimonio Mundial por la Unesco. Fue construida por el padre Schmid en 1749-52, e íntegramente restaurada en 1987 bajo la dirección del arquitecto Hans Roth. La portada de este monumento cultural se caracteriza por las imponentes columnas salomónicas de madera del pórtico y por la decoración en forma de concha de la fachada. La pintura mural tanto del interior como del exterior se centra principalmente en temas decorativos, vegetales y geométricos. Sobre las paredes se disponen pequeñas esculturas talladas de ángeles en tonos dorados, características de las misiones chiquitanas.

Al igual que en el resto de los templos jesuíticos, en días festivos se puede escuchar un concierto de música barroca a cargo de los niños chiquitanos de la región. Los amantes de la música podrán disfrutar, dependiendo de las fechas, del Festival internacional de música Renacentista y Barroca americana y de Festivales de temporada de música misional en chiquitos que se celebran periódicamente en varias sedes chiquitanas.

Otros de los atractivos de esta hermosa ciudad son la Casa de Cultura de “German Busch” y el Parque de Piedra de los Apóstoles donde se realizan periódicamente el ritual y culto del “piyo sagrado de los Yarituses" también declarado Patrimonio cultural e inmaterial de San Xavier. También se puede participar en los bailes típicos con Las Mamas compartiendo su bebida: la chicha.

No abandonaremos San Xavier sin descubrir los manjares típicos de la región: los famosos horneados de maíz con queso, los cuñapeces (almidón con queso) y una amplia variedad de quesos, dulces y guisos. El restaurante II CAMINO ofrece pasta y platos locales.

Se aconseja visitar Horneados Uniñá, pequeño negocio puesto en marcha por 5 mujeres que elaboran y comercializan horneados artesanales; la asociación Bordado, Costura y Tradición Chiquitana formada por 17 costureras que producen principalmente camisas, vestidos y blusas tradicionales con motivos misionales; Arte y Tradición de San Xavier dónde realizan máscaras que confeccionan artesanalmente para las festividades locales; y la Asociación de Ceramistas Chiquitanas Orma  que producen y comercializan artesanías en arcilla. Estos proyectos son apoyados por Ame, Asociación de Mujeres emprendedoras de San Xavier que impulsa nuevas fuentes de ingreso sostenibles para las mujeres de la región a través del arte, la cultura y el turismo.

En los alrededores de San Xavier se puede disfrutar de un baño en las denominadas “Aguas Calientes”, zona termal de gran belleza en la laguna de Soroboquio de los Tumbos. Otra opción es visitar la Comunidad indígena Las Abras compuesta por grupos familiares que conservan sus tradiciones ancestrales fuertemente influenciadas por los jesuitas en temas religiosos y musicales.  El “descarillado de arroz de mortero” es una de las tradiciones conservadas por la comunidad que requiere de gran destreza y fuerza.

Día 4. Concepción

Situada a una hora por carretera asfaltada desde San Xavier (a unos 60 km), Concepción está considerada el corazón de la Chiquitanía. El templo misional, la música barroca, la artesanía y la gastronomía típica de este municipio conforman una excelente muestra de los atractivos turísticos de toda la región.

El templo fue diseñado y construido por el padre Martín Schmidt entre 1753 y 1756. Llama la atención por sus tallados ocres y el laminado en oro de sus altares, así como por el campanario, magnífico ejemplo de artesanía pura. Hoy, tras una magnífica restauración, el templo es la sede y Catedral del Vicariato de Ñuflo de Chávez.

En octubre se celebra el Festival de la Orquídea, coincidiendo con el mes de floración de esta linda planta. El lugar ideal para disfrutar de la belleza de esta flor es el Santuario de la Orquídea, a 47 km de Concepción.

Podemos visitar los proyectos de mujeres emprendedoras que se están llevando a cabo en Concepción bajo el paraguas de la Asociación de Emprendedoras, Ascaltur como el de la organización de Mujeres Emprendedoras de Santa Rita que se dedica a la elaboración de productos textiles utilizando una técnica tradicional basada en la aplicación de tintes naturales; el proyecto del Grupo Casa Hogar Micro Empresa Artesanal que elabora una gran variedad de productos en tela, madera, cuero y semillas; el grupo María Concepción que cuenta con una variada producción artesanal que venden a través de su tienda en la Comunidad de Concepción y en diversas ferias productivas; la organización artesanal de Ametaúna dedicada a la creación de una amplia gama de ropa, accesorios y productos para el hogar confeccionados a partir de materias primas locales; el grupo Girasol que elabora una gran variedad de productos textiles entre los que destacan las hamacas, la ropa para el hogar bordada y pintada con temáticas misionales y las vestimentas típicas chiquitanas como guayaberas, faldas, blusas y vestidos; y el proyecto del grupo Zona 4 donde elaboran una variada y rica gama de productos textiles con tejidos en algodón, ropa chiquitana y bordados con pintura sobre tela y crochés.

Al acabar la jornada disfrutaremos de las danzas autóctonas protagonizadas por los jóvenes de Concepción. Para ello, aconsejamos solicitar información en la oficina de turismo de la alcaldía.

El restaurante “El buen Gusto” ubicado en la plaza principal, propiedad de Lupe Anteló ofrece calidad gastronómica típica del país con música de fondo para hacer que el turista disfrute del ambiente y la comida.

Para pasar la noche las mejores opciones son el Hostal Suites San Miguel abierto en agosto de 2012 cuenta con 10 amplias habitaciones, el hotel Patujú con amplias zonas verdes y piscina y el Hotel El Escondido

Camino de San Antonio de Lomerío destaca “Las Piedras”. Es una zona de acampada libre con restaurante donde degustar comida típica de la región. También encontraremos el lago natural llamado “La Represa” donde se pueden apreciar diferentes aves como gaviotas, pavas o tapicuaras. Una empresa familiar ofrece vistas en barco por “la represa”, durante 1 hora por 150 bolivianos aproximadamente.

Día 5. San Antonio de Lomerío

San Antonio de Lomerío está situado a 90 km de Concepción, a través de un camino de tierra que recorreremos en unas 3 horas. Durante el recorrido nos adentramos en el bosque chiquitano con su frondosidad como característica principal.

San Antonio de Lomerío fue declarado en 2004 “Riqueza y Patrimonio Cultural, Natural Tangible e Intangible de Bolivia y Primer Municipio Indígena y Originario del País”, por su forma de vida única en el país y el mundo, con profundas raíces ancestrales con costumbres, tradiciones, creencia, mitos, su lengua originaria Besiró, música y folklore autóctona. Es un pueblo indígena originario de la etnia Monkox Chiquitano de nueva formación.  Su origen está basado principalmente en los primeros asentamientos de grupos de personas venidas de Concepción y San Xavier en diferentes épocas y circunstancias.

La capilla en San Antonio de Lomerío, edificio construido en piedra, se separa del modelo tradicional jesuita. La construcción adopta los elementos tradicionales típicos de las iglesias de la región, de una forma adecuadamente cambiada: en el frontis de la entrada y en los corredores, en vez de las columnas de madera, se ponen pilares de piedra, riqueza de la región.

No podemos irnos de San Antonio sin visitar los siguientes proyectos artesanales que integran la Asociación Apiasertur: Corte y Confección Manos Chiquitanas de San Antonio de Lomerío; el grupo de artesanos Suerax que realiza prendas en cuero y tejido; Nutaxneneses, joyería ecológica en semilla fundada en 2005; y el proyecto Nomenox de la agrupación de artesanas de tejidos en tintes naturales que tiene como objetivo mejorar la capacidad productiva y la calidad de los productos textiles.

Varios ejemplos de arquitectura misional y un bonito paisaje dotan a San Antonio de un encanto especial. Otro aspecto importante es que aquí disponemos de luz eléctrica entre las 19 y las 22 horas.

Para dormir, contamos con diferentes albergues comunitarios indígenas en los que podremos compartir nuestras vivencias con la población local y con otros viajeros. Aconsejamos el albergue comunitario los Tajibos y el alojamiento familiar el Pauro. Otras opciones son el albergue comunitario Jojichi, Albergue comunitario el Totai,  y la cabaña los Paquioses.

Uno de los mejores restaurantes del lugar es el Restaurante Santa María ubicado en las proximidades de la plaza principal, donde se encuentra el templo de San Antonio de Lomerío. La Sra. Doña María es la encargada del restaurante. Entre sus platos típicos, se puede disfrutar el sonso y el majadito. Muy buena calidad precio.

Día 6. San Ignacio de Velasco

Esta jornada la iniciamos poniendo rumbo a San Ignacio de Velasco, a 180 kms de Concepción y a 440 kms de Santa Cruz de la Sierra. El trayecto está lleno de zonas de bosque chiquitano y pequeñas comunidades indígenas, por lo que es fácil que algún animal salvaje se cruce en el camino como el “piyo”, palabra indígena con la que se denominan a los avestruces salvajes que habitan en la zona.

Esta localidad cuenta con la joya del Templo de San Ignacio, así como con otros atractivos como la Laguna de El Guapomó o la Cueva del Yeso, conocida por sus formaciones rocosas de las que se extraen mica, cal y yeso para la elaboración de objetos artesanales y la construcción de viviendas y el mirador del Cristo y el divino niño donde se observan unas maravillosas vistas.
Otra alternativa es recorrer junto a las comunidades indígenas los senderos de interpretación que nos permitirán conocer su actividad agrícola.

Ésta es la única misión chiquitana que no ha sido declarada Patrimonio Cultural por la UNESCO a pesar de que fue la más grande. En su interior sobresalen las imponentes columnas de madera y el retablo mayor trabajado en pan de oro y mica. En 1948 se construyó una nueva iglesia, en la que se conserva un buen número de piezas históricas, como los altares, el púlpito y los confesionarios.

San Ignacio de Velasco es el centro receptor y distribuidor de los flujos de viajeros hacia el triángulo misional formado por San Miguel, San Rafael y Santa Ana de Velasco. Es también la puerta de entrada al parque Noel Kempff Mercado, que atesora una deslumbrante belleza paisajística y un rico patrimonio natural.

Recomendamos visitar los proyectos de las mujeres de la comunidad de Sutunuquiña, a 8 Km de San Ignacio de Velasco, que están poniendo en marcha una cafetería y cuentan con una tienda taller promovida por la Asociación Cerámica Sutuniquiña. El objetivo de estas mujeres es mejorar la calidad de vida de la comunidad y preservar su cultura a través de estas dos iniciativas turísticas. Existen otros talleres de artesanía como el Taller Mome, Taller Usquiano, Taller Bambú o Taller Lupita entre otros donde podéis comprar piezas únicas de artesanía locales.

El Aparthotel San Ignacio y el Hotel Casco Viejo son nuestras recomendaciones para pasar la noche. El primero destaca por la profesionalidad de sus empleados y la confortabilidad de sus habitaciones.

Para comer o cenar podéis pasar por el Restaurante Pollos Criss con especialidad en lagarto y pollo asado.

Día 7. San Miguel de Velasco

San Miguel está situado a 40 km (1 hora de senda) de San Ignacio de Velasco. Caminar por sus calles contemplando sus casas de barro y techos de hojas de palmera, visitar el templo jesuítico o apreciar su artesanía de madera constituyen algunos de los atractivos de la visita a esta localidad.

El templo jesuítico de San Miguel Arcángel es otra de las joyas de la Chiquitanía. Construido en 1750, se encuentra a más de un metro sobre el nivel de la calle, lo que aumenta su grandeza. Conserva piezas de arte sacro, vidrios, campanas y muebles originales. El altar mayor contiene incrustaciones en mica y filigranas de madera, mientras que en la sacristía llaman la atención las figuras de Los pasos. 

Podemos conocer a la comunidad de Cotoquita, cuyos habitantes nos relatarán el milagro de Rosa Montero, que sobrevivió 60 días perdida en el monte gracias a la ayuda de la Virgen, tal y como cuenta la tradición.

El Hotel Limbania es la única opción dentro del programa de turismo sostenible y solidario en San Miguel de Velasco.

La siguiente parada de nuestro itinerario es San Rafael, cuyo templo misional fue construido entre 1745 y 1749 por el Padre Martín Schmid y restaurado entre 1972 y 1979 por Hans Roth y el padre Godofredo Trenker. En el interior del templo (sacristía) se pueden apreciar pinturas en tela del periodo colonial, el púlpito y el altar están revestidos con mica, las columnas de madera están artísticamente talladas. El techo fue restaurando utilizando caña y madera.

Aquí probaremos el "paratodo", una bebida dulce de elaboración casera que, como su nombre indica, nos liberará de cualquier enfermedad. Es una oportunidad excelente para departir con la gente del lugar y aprender más sobre estas tierras.

No debemos de perder la oportunidad de comprar algún recuerdo en los diferentes talleres: Taller Tina, Centro artesanal Amura, Taller Dianita y Taller Aline.

Otra parada en ruta es Santa Ana, una de las últimas misiones Chiquitanas, al ser fundada en 1755. Impresiona por su templo de aire campestre construido por los propios indígenas de la aldea bajo la supervisión del padre Martín Smith. En la planta de arriba del templo se conserva un órgano original de la época jesuítica, con un hermoso teclado que evoca las ceremonias en las que participaban los indígenas, y un reloj de sol considerado toda una reliquia misional.

La visita a Santa Ana ofrece al viajero la oportunidad de convivir y conocer la labor de varias mujeres emprendedoras, entre las que figuran sendos grupos de artesanas, que han instalado los talleres en sus propias casas como es el caso del Taller Taquir – Momenese.

Quien desee alojarse en Santa Ana puede hacerlo en el Albergue las Tutumitas y degustar comida típica a base de locro y majadito acompañado de chicha en el Restaurante los Penachos (Santa Ana) o Restaurante San Jorge (San Rafael).

Día 8. San José de Chiquitos

San José, capital de la provincia de Chiquitos, está situado a unos 280 km por carretera o vía férrea desde Santa Cruz, cerca de las ruinas de Santa Cruz la Vieja.

San José, misión fundada en 1698, representa una joya singular de la arquitectura desarrollada por los jesuitas en la región de chiquitos, dado que es la única en piedra. Su espectacular “frontis” es un armonioso conjunto compuesto por las fachadas de la capilla mortuoria, la iglesia, el campanario y las bóvedas, que se construyeron en tres etapas, con la participación de 5.000 indígenas. Debido a su valor histórico, el templo de San José de Chiquitos fue declarado por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Esta localidad presume de contar con un buen puñado de atractivos para el viajero. Santa Cruz la Vieja es el parque nacional histórico, lugar de la primera fundación de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en 1561. Desde ahí podemos subir hasta el mirador del Cerro Turubó donde se pueden apreciar unas maravillosas vistas del bosque seco chiquitano y posteriormente alcanzaremos el Valle de la Luna, zona rocosa donde está la Virgen de la Asunta y del Divino Niño.

Artesanía, música y danza, sin olvidar varias muestras de arte rupestre, conforman un rico patrimonio histórico y cultural. Prueba de su rico legado cultural se ha establecido el Centro Artesanal Artechi y varios talleres dónde se pueden comprar recuerdos como el Taller El Riquio, Taller Don José, Talleres artesanos con identidad chuiquitana AICH, Taller el Carmen, Taller marena, Taller La Pauroca y el Taller San José.

Existen dos alojamientos dentro del programa: Hotel Turubó y el Hotel Denisse. El primero es un hotel sencillo situado en la plaza de San José y que ofrece u n trato agradable. El segundo se sitúa a 5 minutos de la plaza y se caracteriza por un su bonito jardín.

Días 9 y 10. Santiago de Chiquitos- Roboré- Santa Cruz de la Sierra

A 150 Kms de San José de Chiquitos y 440 kms de Santa Cruz de la Sierra, Santiago será nuestra última parada antes de regresar a casa. Encuadrado junto con las comunidades de Chochís, Aguas Calientes y la ciudad de Roboré, Santiago de Chiquitos es conocido como el paraíso escondido del sudeste Chiquitano. 

Se trata de un pueblo acogedor y una de las últimas misiones de la Compañía de Jesús, gran exponente de la cultura chiquitana, reúne grandes atractivos naturales como el Bosque Seco Chiquitano. La serranía de Santiago ofrece opciones estupendas para caminar y disfrutar de la naturaleza. Formaciones de rocas erosionadas por el viento y el agua, con una vista espectacular al Valle de Tucabaca desde “el mirador”, puentes naturales de piedra denominados “el arco” y “el puente del mono”, arte rupestre como el conservado en “Motacu” y la “cueva de Miserendino”, como también diversas cascadas y pozas naturaleza son solo algunas de las numerosas opciones para excursiones que ofrecen los alrededores de Santiago. A todos los lugares se puede llegar en caballo.

El centro cultural Jasayé es un punto de información y venta directa de todos los productos de la artesanía local.

Desde Santiago podremos visitar Aguas Calientes, río de aguas termales situado en un espléndido entorno natural, ideal para relajarse, salpicado de pequeños lagos profundos de aguas cristalinas que invitan al descanso. Este lugar casi paradisíaco, localizado a 30 kilómetros de Roboré y a 19 de Santiago de Chiquitos, es frecuentado por lugareños y viajeros.

El Hotel Beula es una excelente opción para dormir. Ha sido reformado en 2012 y ofrece confortable habitaciones, así como un agradable jardín y un buen restaurante donde saborear los auténticos platos de la región.

Antes de poner rumbo a Santa Cruz, aconsejamos la visita a Roboré situado a 21 km de Santiago de Chiquitos y lugar donde tomaremos el tren rumbo al aeropuerto Internacional Viru Viru. Roboré, a mitad de camino entre Santa Cruz de la sierra y la frontera con Brasil, aporta a la ruta de las misiones jesuíticas el atractivo de su entorno natural único. En su término municipal se encuentra el Santuario de Chochis, construido tras una riada devastadora en 1979 al pie de una gigantesca torre de piedra roja. En esta localidad varios artesanos han puesto en marcha diferentes talleres de artesanía típica de la región. Merece la pena visitar el Taller Barrientos, La Perlita, el Taller 15 de Agosto, el Taller ETA Roger Carillo Rodríguez o el Taller Paquió.

¿Quieres más aventura?

Amplía tu ruta añadiendo:

Cultura Tiawanacota y Lago Titicaca

Cordillera Real 

Parque Nacional Madidi.

Día 1. Santa Cruz de la Sierra - San Xavier

Salimos de España dirección Bolivia. Diferentes compañías realizan el vuelo entre Madrid y el Aeropuerto Internacional de Viru Viru en Santa Cruz de la Sierra con una o dos escalas dependiendo de la elección.

Iniciamos la ruta partiendo de Santa Cruz de la Sierra rumbo a Cotoca, auténtico santuario de peregrinación situado a 18 kms de la ciudad, en la carretera que va hacia la Chiquitanía. Cotoca es conocido porque alberga el Santuario de la Virgen del mismo nombre y por sus excelentes trabajos en cerámica, sus viveros de plantas ornamentales y por la elaboración de productos derivados de la caña, como el melao, la jalea, el empanizao y el azúcar morena, a la venta en el mercadillo local. 

El camino merece la pena por la vegetación y diversidad que va cambiando a medida que nos introducimos en la Chiquitanía, transformándose desde los llanos uniformes de Santa Cruz a verdes colinas y cerros plagados de altas palmeras y de variedad de plantas como el bibosi y motacú.

Durante el trayecto atravesaremos la localidad de Santa Rosa de la Mina famosa por la laguna del mismo nombre en donde podemos aprovechar para refrescarnos. Se trata de un paraje natural de diversidad floral y fauna y de gran belleza. Se pueden realizar excursiones y rutas a caballo. También podemos visitar la comunidad de artesanas emprendedoras de la localidad que se dedican a la confección textil de bolsos, cubrecamas, manteles, etc,… realizadas a partir de materiales reciclados y sostenibles, básicamente de bolsas de harina, azúcar o de semillas a los que aplican tintes naturales. Sus productos se venden a través de distribuidores colaboradores de Santa Cruz.

Aproximadamente a 3 horas de Santa Cruz, a través de una carretera en buen estado, que recorreremos en coche de alquiler o autobús, se emplaza San Xavier, situada en una colina desde la que apreciaremos la belleza paisajística de la zona.

Entre las opciones de alojamiento disponibles en San Xavier destacan: el alojamiento Ame-Tauná, El Reposo del Guerrero, la Posada el Tiluchi o el Hotel Totaitú ubicado en plena naturaleza a 3km de la ciudad para los que prefieran un ambiente más relajado.

Ésta es una región de rica gastronomía, gracias a las famosas arepas de maíz, al zonzo, plato típico de queso y yuca, y al majao de pato, que podremos adquirir en los restaurantes emplazados alrededor del santuario.  Recomendamos el Restaurante La Pascana ubicado en la Plaza Principal de San Xavier o el Restaurante Luigi que ofrece menú del día.

Días 2 y 3. San Xavier

San Xavier fue la primera misión fundada por los Jesuitas en 1691, bajo el nombre de San Francisco Xavier. Tras albergar una escuela de música y un taller para la fabricación de instrumentos musicales, hoy en día es la puerta de entrada a la ruta de las Misiones de Chiquitos.

El principal atractivo es su Iglesia y Museo Misional declarado Patrimonio Mundial por la Unesco. Fue construida por el padre Schmid en 1749-52, e íntegramente restaurada en 1987 bajo la dirección del arquitecto Hans Roth. La portada de este monumento cultural se caracteriza por las imponentes columnas salomónicas de madera del pórtico y por la decoración en forma de concha de la fachada. La pintura mural tanto del interior como del exterior se centra principalmente en temas decorativos, vegetales y geométricos. Sobre las paredes se disponen pequeñas esculturas talladas de ángeles en tonos dorados, características de las misiones chiquitanas.

Al igual que en el resto de los templos jesuíticos, en días festivos se puede escuchar un concierto de música barroca a cargo de los niños chiquitanos de la región. Los amantes de la música podrán disfrutar, dependiendo de las fechas, del Festival internacional de música Renacentista y Barroca americana y de Festivales de temporada de música misional en chiquitos que se celebran periódicamente en varias sedes chiquitanas.

Otros de los atractivos de esta hermosa ciudad son la Casa de Cultura de “German Busch” y el Parque de Piedra de los Apóstoles donde se realizan periódicamente el ritual y culto del “piyo sagrado de los Yarituses" también declarado Patrimonio cultural e inmaterial de San Xavier. También se puede participar en los bailes típicos con Las Mamas compartiendo su bebida: la chicha.

No abandonaremos San Xavier sin descubrir los manjares típicos de la región: los famosos horneados de maíz con queso, los cuñapeces (almidón con queso) y una amplia variedad de quesos, dulces y guisos. El restaurante II CAMINO ofrece pasta y platos locales.

Se aconseja visitar Horneados Uniñá, pequeño negocio puesto en marcha por 5 mujeres que elaboran y comercializan horneados artesanales; la asociación Bordado, Costura y Tradición Chiquitana formada por 17 costureras que producen principalmente camisas, vestidos y blusas tradicionales con motivos misionales; Arte y Tradición de San Xavier dónde realizan máscaras que confeccionan artesanalmente para las festividades locales; y la Asociación de Ceramistas Chiquitanas Orma  que producen y comercializan artesanías en arcilla. Estos proyectos son apoyados por Ame, Asociación de Mujeres emprendedoras de San Xavier que impulsa nuevas fuentes de ingreso sostenibles para las mujeres de la región a través del arte, la cultura y el turismo.

En los alrededores de San Xavier se puede disfrutar de un baño en las denominadas “Aguas Calientes”, zona termal de gran belleza en la laguna de Soroboquio de los Tumbos. Otra opción es visitar la Comunidad indígena Las Abras compuesta por grupos familiares que conservan sus tradiciones ancestrales fuertemente influenciadas por los jesuitas en temas religiosos y musicales.  El “descarillado de arroz de mortero” es una de las tradiciones conservadas por la comunidad que requiere de gran destreza y fuerza.

Día 4. Concepción

Situada a una hora por carretera asfaltada desde San Xavier (a unos 60 km), Concepción está considerada el corazón de la Chiquitanía. El templo misional, la música barroca, la artesanía y la gastronomía típica de este municipio conforman una excelente muestra de los atractivos turísticos de toda la región.

El templo fue diseñado y construido por el padre Martín Schmidt entre 1753 y 1756. Llama la atención por sus tallados ocres y el laminado en oro de sus altares, así como por el campanario, magnífico ejemplo de artesanía pura. Hoy, tras una magnífica restauración, el templo es la sede y Catedral del Vicariato de Ñuflo de Chávez.

En octubre se celebra el Festival de la Orquídea, coincidiendo con el mes de floración de esta linda planta. El lugar ideal para disfrutar de la belleza de esta flor es el Santuario de la Orquídea, a 47 km de Concepción.

Podemos visitar los proyectos de mujeres emprendedoras que se están llevando a cabo en Concepción bajo el paraguas de la Asociación de Emprendedoras, Ascaltur como el de la organización de Mujeres Emprendedoras de Santa Rita que se dedica a la elaboración de productos textiles utilizando una técnica tradicional basada en la aplicación de tintes naturales; el proyecto del Grupo Casa Hogar Micro Empresa Artesanal que elabora una gran variedad de productos en tela, madera, cuero y semillas; el grupo María Concepción que cuenta con una variada producción artesanal que venden a través de su tienda en la Comunidad de Concepción y en diversas ferias productivas; la organización artesanal de Ametaúna dedicada a la creación de una amplia gama de ropa, accesorios y productos para el hogar confeccionados a partir de materias primas locales; el grupo Girasol que elabora una gran variedad de productos textiles entre los que destacan las hamacas, la ropa para el hogar bordada y pintada con temáticas misionales y las vestimentas típicas chiquitanas como guayaberas, faldas, blusas y vestidos; y el proyecto del grupo Zona 4 donde elaboran una variada y rica gama de productos textiles con tejidos en algodón, ropa chiquitana y bordados con pintura sobre tela y crochés.

Al acabar la jornada disfrutaremos de las danzas autóctonas protagonizadas por los jóvenes de Concepción. Para ello, aconsejamos solicitar información en la oficina de turismo de la alcaldía.

El restaurante “El buen Gusto” ubicado en la plaza principal, propiedad de Lupe Anteló ofrece calidad gastronómica típica del país con música de fondo para hacer que el turista disfrute del ambiente y la comida.

Para pasar la noche las mejores opciones son el Hostal Suites San Miguel abierto en agosto de 2012 cuenta con 10 amplias habitaciones, el hotel Patujú con amplias zonas verdes y piscina y el Hotel El Escondido

Camino de San Antonio de Lomerío destaca “Las Piedras”. Es una zona de acampada libre con restaurante donde degustar comida típica de la región. También encontraremos el lago natural llamado “La Represa” donde se pueden apreciar diferentes aves como gaviotas, pavas o tapicuaras. Una empresa familiar ofrece vistas en barco por “la represa”, durante 1 hora por 150 bolivianos aproximadamente.

Día 5. San Antonio de Lomerío

San Antonio de Lomerío está situado a 90 km de Concepción, a través de un camino de tierra que recorreremos en unas 3 horas. Durante el recorrido nos adentramos en el bosque chiquitano con su frondosidad como característica principal.

San Antonio de Lomerío fue declarado en 2004 “Riqueza y Patrimonio Cultural, Natural Tangible e Intangible de Bolivia y Primer Municipio Indígena y Originario del País”, por su forma de vida única en el país y el mundo, con profundas raíces ancestrales con costumbres, tradiciones, creencia, mitos, su lengua originaria Besiró, música y folklore autóctona. Es un pueblo indígena originario de la etnia Monkox Chiquitano de nueva formación.  Su origen está basado principalmente en los primeros asentamientos de grupos de personas venidas de Concepción y San Xavier en diferentes épocas y circunstancias.

La capilla en San Antonio de Lomerío, edificio construido en piedra, se separa del modelo tradicional jesuita. La construcción adopta los elementos tradicionales típicos de las iglesias de la región, de una forma adecuadamente cambiada: en el frontis de la entrada y en los corredores, en vez de las columnas de madera, se ponen pilares de piedra, riqueza de la región.

No podemos irnos de San Antonio sin visitar los siguientes proyectos artesanales que integran la Asociación Apiasertur: Corte y Confección Manos Chiquitanas de San Antonio de Lomerío; el grupo de artesanos Suerax que realiza prendas en cuero y tejido; Nutaxneneses, joyería ecológica en semilla fundada en 2005; y el proyecto Nomenox de la agrupación de artesanas de tejidos en tintes naturales que tiene como objetivo mejorar la capacidad productiva y la calidad de los productos textiles.

Varios ejemplos de arquitectura misional y un bonito paisaje dotan a San Antonio de un encanto especial. Otro aspecto importante es que aquí disponemos de luz eléctrica entre las 19 y las 22 horas.

Para dormir, contamos con diferentes albergues comunitarios indígenas en los que podremos compartir nuestras vivencias con la población local y con otros viajeros. Aconsejamos el albergue comunitario los Tajibos y el alojamiento familiar el Pauro. Otras opciones son el albergue comunitario Jojichi, Albergue comunitario el Totai,  y la cabaña los Paquioses.

Uno de los mejores restaurantes del lugar es el Restaurante Santa María ubicado en las proximidades de la plaza principal, donde se encuentra el templo de San Antonio de Lomerío. La Sra. Doña María es la encargada del restaurante. Entre sus platos típicos, se puede disfrutar el sonso y el majadito. Muy buena calidad precio.

Día 6. San Ignacio de Velasco

Esta jornada la iniciamos poniendo rumbo a San Ignacio de Velasco, a 180 kms de Concepción y a 440 kms de Santa Cruz de la Sierra. El trayecto está lleno de zonas de bosque chiquitano y pequeñas comunidades indígenas, por lo que es fácil que algún animal salvaje se cruce en el camino como el “piyo”, palabra indígena con la que se denominan a los avestruces salvajes que habitan en la zona.

Esta localidad cuenta con la joya del Templo de San Ignacio, así como con otros atractivos como la Laguna de El Guapomó o la Cueva del Yeso, conocida por sus formaciones rocosas de las que se extraen mica, cal y yeso para la elaboración de objetos artesanales y la construcción de viviendas y el mirador del Cristo y el divino niño donde se observan unas maravillosas vistas.
Otra alternativa es recorrer junto a las comunidades indígenas los senderos de interpretación que nos permitirán conocer su actividad agrícola.

Ésta es la única misión chiquitana que no ha sido declarada Patrimonio Cultural por la UNESCO a pesar de que fue la más grande. En su interior sobresalen las imponentes columnas de madera y el retablo mayor trabajado en pan de oro y mica. En 1948 se construyó una nueva iglesia, en la que se conserva un buen número de piezas históricas, como los altares, el púlpito y los confesionarios.

San Ignacio de Velasco es el centro receptor y distribuidor de los flujos de viajeros hacia el triángulo misional formado por San Miguel, San Rafael y Santa Ana de Velasco. Es también la puerta de entrada al parque Noel Kempff Mercado, que atesora una deslumbrante belleza paisajística y un rico patrimonio natural.

Recomendamos visitar los proyectos de las mujeres de la comunidad de Sutunuquiña, a 8 Km de San Ignacio de Velasco, que están poniendo en marcha una cafetería y cuentan con una tienda taller promovida por la Asociación Cerámica Sutuniquiña. El objetivo de estas mujeres es mejorar la calidad de vida de la comunidad y preservar su cultura a través de estas dos iniciativas turísticas. Existen otros talleres de artesanía como el Taller Mome, Taller Usquiano, Taller Bambú o Taller Lupita entre otros donde podéis comprar piezas únicas de artesanía locales.

El Aparthotel San Ignacio y el Hotel Casco Viejo son nuestras recomendaciones para pasar la noche. El primero destaca por la profesionalidad de sus empleados y la confortabilidad de sus habitaciones.

Para comer o cenar podéis pasar por el Restaurante Pollos Criss con especialidad en lagarto y pollo asado.

Día 7. San Miguel de Velasco

San Miguel está situado a 40 km (1 hora de senda) de San Ignacio de Velasco. Caminar por sus calles contemplando sus casas de barro y techos de hojas de palmera, visitar el templo jesuítico o apreciar su artesanía de madera constituyen algunos de los atractivos de la visita a esta localidad.

El templo jesuítico de San Miguel Arcángel es otra de las joyas de la Chiquitanía. Construido en 1750, se encuentra a más de un metro sobre el nivel de la calle, lo que aumenta su grandeza. Conserva piezas de arte sacro, vidrios, campanas y muebles originales. El altar mayor contiene incrustaciones en mica y filigranas de madera, mientras que en la sacristía llaman la atención las figuras de Los pasos. 

Podemos conocer a la comunidad de Cotoquita, cuyos habitantes nos relatarán el milagro de Rosa Montero, que sobrevivió 60 días perdida en el monte gracias a la ayuda de la Virgen, tal y como cuenta la tradición.

El Hotel Limbania es la única opción dentro del programa de turismo sostenible y solidario en San Miguel de Velasco.

La siguiente parada de nuestro itinerario es San Rafael, cuyo templo misional fue construido entre 1745 y 1749 por el Padre Martín Schmid y restaurado entre 1972 y 1979 por Hans Roth y el padre Godofredo Trenker. En el interior del templo (sacristía) se pueden apreciar pinturas en tela del periodo colonial, el púlpito y el altar están revestidos con mica, las columnas de madera están artísticamente talladas. El techo fue restaurando utilizando caña y madera.

Aquí probaremos el "paratodo", una bebida dulce de elaboración casera que, como su nombre indica, nos liberará de cualquier enfermedad. Es una oportunidad excelente para departir con la gente del lugar y aprender más sobre estas tierras.

No debemos de perder la oportunidad de comprar algún recuerdo en los diferentes talleres: Taller Tina, Centro artesanal Amura, Taller Dianita y Taller Aline.

Otra parada en ruta es Santa Ana, una de las últimas misiones Chiquitanas, al ser fundada en 1755. Impresiona por su templo de aire campestre construido por los propios indígenas de la aldea bajo la supervisión del padre Martín Smith. En la planta de arriba del templo se conserva un órgano original de la época jesuítica, con un hermoso teclado que evoca las ceremonias en las que participaban los indígenas, y un reloj de sol considerado toda una reliquia misional.

La visita a Santa Ana ofrece al viajero la oportunidad de convivir y conocer la labor de varias mujeres emprendedoras, entre las que figuran sendos grupos de artesanas, que han instalado los talleres en sus propias casas como es el caso del Taller Taquir – Momenese.

Quien desee alojarse en Santa Ana puede hacerlo en el Albergue las Tutumitas y degustar comida típica a base de locro y majadito acompañado de chicha en el Restaurante los Penachos (Santa Ana) o Restaurante San Jorge (San Rafael).

Día 8. San José de Chiquitos

San José, capital de la provincia de Chiquitos, está situado a unos 280 km por carretera o vía férrea desde Santa Cruz, cerca de las ruinas de Santa Cruz la Vieja.

San José, misión fundada en 1698, representa una joya singular de la arquitectura desarrollada por los jesuitas en la región de chiquitos, dado que es la única en piedra. Su espectacular “frontis” es un armonioso conjunto compuesto por las fachadas de la capilla mortuoria, la iglesia, el campanario y las bóvedas, que se construyeron en tres etapas, con la participación de 5.000 indígenas. Debido a su valor histórico, el templo de San José de Chiquitos fue declarado por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Esta localidad presume de contar con un buen puñado de atractivos para el viajero. Santa Cruz la Vieja es el parque nacional histórico, lugar de la primera fundación de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en 1561. Desde ahí podemos subir hasta el mirador del Cerro Turubó donde se pueden apreciar unas maravillosas vistas del bosque seco chiquitano y posteriormente alcanzaremos el Valle de la Luna, zona rocosa donde está la Virgen de la Asunta y del Divino Niño.

Artesanía, música y danza, sin olvidar varias muestras de arte rupestre, conforman un rico patrimonio histórico y cultural. Prueba de su rico legado cultural se ha establecido el Centro Artesanal Artechi y varios talleres dónde se pueden comprar recuerdos como el Taller El Riquio, Taller Don José, Talleres artesanos con identidad chuiquitana AICH, Taller el Carmen, Taller marena, Taller La Pauroca y el Taller San José.

Existen dos alojamientos dentro del programa: Hotel Turubó y el Hotel Denisse. El primero es un hotel sencillo situado en la plaza de San José y que ofrece u n trato agradable. El segundo se sitúa a 5 minutos de la plaza y se caracteriza por un su bonito jardín.

Días 9 y 10. Santiago de Chiquitos- Roboré- Santa Cruz de la Sierra

A 150 Kms de San José de Chiquitos y 440 kms de Santa Cruz de la Sierra, Santiago será nuestra última parada antes de regresar a casa. Encuadrado junto con las comunidades de Chochís, Aguas Calientes y la ciudad de Roboré, Santiago de Chiquitos es conocido como el paraíso escondido del sudeste Chiquitano. 

Se trata de un pueblo acogedor y una de las últimas misiones de la Compañía de Jesús, gran exponente de la cultura chiquitana, reúne grandes atractivos naturales como el Bosque Seco Chiquitano. La serranía de Santiago ofrece opciones estupendas para caminar y disfrutar de la naturaleza. Formaciones de rocas erosionadas por el viento y el agua, con una vista espectacular al Valle de Tucabaca desde “el mirador”, puentes naturales de piedra denominados “el arco” y “el puente del mono”, arte rupestre como el conservado en “Motacu” y la “cueva de Miserendino”, como también diversas cascadas y pozas naturaleza son solo algunas de las numerosas opciones para excursiones que ofrecen los alrededores de Santiago. A todos los lugares se puede llegar en caballo.

El centro cultural Jasayé es un punto de información y venta directa de todos los productos de la artesanía local.

Desde Santiago podremos visitar Aguas Calientes, río de aguas termales situado en un espléndido entorno natural, ideal para relajarse, salpicado de pequeños lagos profundos de aguas cristalinas que invitan al descanso. Este lugar casi paradisíaco, localizado a 30 kilómetros de Roboré y a 19 de Santiago de Chiquitos, es frecuentado por lugareños y viajeros.

El Hotel Beula es una excelente opción para dormir. Ha sido reformado en 2012 y ofrece confortable habitaciones, así como un agradable jardín y un buen restaurante donde saborear los auténticos platos de la región.

Antes de poner rumbo a Santa Cruz, aconsejamos la visita a Roboré situado a 21 km de Santiago de Chiquitos y lugar donde tomaremos el tren rumbo al aeropuerto Internacional Viru Viru. Roboré, a mitad de camino entre Santa Cruz de la sierra y la frontera con Brasil, aporta a la ruta de las misiones jesuíticas el atractivo de su entorno natural único. En su término municipal se encuentra el Santuario de Chochis, construido tras una riada devastadora en 1979 al pie de una gigantesca torre de piedra roja. En esta localidad varios artesanos han puesto en marcha diferentes talleres de artesanía típica de la región. Merece la pena visitar el Taller Barrientos, La Perlita, el Taller 15 de Agosto, el Taller ETA Roger Carillo Rodríguez o el Taller Paquió.

¿Quieres más aventura?

Amplía tu ruta añadiendo:

Cultura Tiawanacota y Lago Titicaca

Cordillera Real 

Parque Nacional Madidi.

volver

Santuario Virgen Cotoca
  • Santuario Virgen Cotoca
  • Mujeres
  • Templo Misional
  • Misiones
  • Concierto
  • Baile
  • Templo Misional
  • Atardecer
  • LOs Yarituses
  • Vegetación
  • Templo Misional
  • Tradiciones y costumbres
  • Tradiciones y costumbres
  • Las Mamas de San Xavier
  • Naturaleza
  • Naturaleza
  • Naturaleza
  • Mariposa

ALBERGUE COMUNITARIO LOS TAJIBOS
San Antonio de Lomerío | Santa Cruz
Bolivia
sostenibilidad 3 sostenible
calidad 3 calidad
Alojamiento familiar, regentado por la Señora Juana y su familia, que debe su nombre a sus techos de madera.
[ + info ]

 
ALBERGUE ECOTURÍSTICO LAS TUTUMITAS
Santa Ana de Velasco | Santa Cruz
Bolivia
sostenibilidad 3 sostenible
calidad 4 calidad
Ecoalbergue familiar propiedad de una mujer encantadora con un huerto y un pequeño horno.
[ + info ]

 
ALOJAMIENTO FAMILIAR EL PAURO
San Antonio de Lomerío | Santa Cruz
Bolivia
sostenibilidad 3 sostenible
calidad 3 calidad
Casa característica chiquitana cuyas habitaciones están en torno a un gran patio interior.
[ + info ]

 
APARTHOTEL SAN IGNACIO
San Ignacio de Velasco | Santa Cruz
Bolivia
sostenibilidad 3 sostenible
calidad 5 calidad
Alojamiento con arquitectura típica chiquitana que destaca por la profesionalidad de los empleados.
[ + info ]

 
EL ESCONDIDO
Concepción | Santa Cruz
Bolivia
sostenibilidad 3 sostenible
calidad 4 calidad
Hotel con impresionantes pinturas chiquitanas en la fachada y paredes interiores.
[ + info ]

 
EL REPOSO DEL GUERRERO
San Xavier | Santa Cruz
Bolivia
sostenibilidad 2 sostenible
calidad 3 calidad
Agradable y acogedor hotel que invita a relajarse. Regentado por Lucy Aguilera.
[ + info ]

 
HOSTAL SUITES SAN MIGUEL
Concepción | Santa Cruz
Bolivia
sostenibilidad 3 sostenible
calidad 4 calidad
Hotel de 10 habitaciones abierto en agosto de 2012 propiedad de Pura y su familia.
[ + info ]

 
HOTEL AME-TAUNÁ
San Xavier | Santa Cruz
Bolivia
sostenibilidad 2 sostenible
calidad 4 calidad
Hotel de 3 estrellas ubicado en la Plaza de San Xavier. Habitaciones limpias y confortables.
[ + info ]

 
HOTEL BEULA
Santiago de Chiquitos | Santa Cruz
Bolivia
sostenibilidad 5 sostenible
calidad 5 calidad
Magnifico hotel con encanto en el centro de Santiago de Chiquitos. Reformado en 2012.
[ + info ]

 
HOTEL CASCO VIEJO
San Ignacio de Velasco | Santa Cruz
Bolivia
sostenibilidad 1 sostenible
calidad 4 calidad
Hotel con habitaciones e instalaciones cuidadas regentado por Aura Barba.
[ + info ]

 
HOTEL DENISSE
San José de Chiquitos | Santa Cruz
Bolivia
sostenibilidad 2 sostenible
calidad 2 calidad
Hotel con agradable jardín y sencillas instalaciones. Está situado a cinco minutos andando de la plaza de San José.
[ + info ]

 
HOTEL LIMBANIA
San Miguel de Velasco | Santa Cruz
Bolivia
sostenibilidad 2 sostenible
calidad 4 calidad
Único hotel en San Miguel. Es sencillo y limpio. Su propietaria es una mujer emprendedora.
[ + info ]

 
HOTEL PATUJÚ
Concepción | Santa Cruz
Bolivia
sostenibilidad 3 sostenible
calidad 4 calidad
Hotel con espacios comunes muy agradables, jardín y piscinas. El trato es acogedor y la decoración original.
[ + info ]

 
HOTEL TOTAITU
San Xavier | Santa Cruz
Bolivia
sostenibilidad 3 sostenible
calidad 4 calidad
Ubicado a 3km de San Xavier ofrece confortables cabañas y actividades en la naturaleza.
[ + info ]

 
HOTEL TURUBÓ
San José de Chiquitos | Santa Cruz
Bolivia
sostenibilidad 2 sostenible
calidad 3 calidad
El hotel situado en la misma plaza de San José de Chiquitos. El trato es muy agradable.
[ + info ]

 
POSADA EL TILUCHI
San Xavier | Santa Cruz
Bolivia
sostenibilidad 4 sostenible
calidad 4 calidad
Casona antigua colonial propiedad de Jesús y Doris en la plaza principal del San Xavier.
[ + info ]

 

Los viajeros opinan...

Nadie ha opinado todavía sobre esta ruta ¿quieres hacerlo tú?




Leyenda
Patrocinadores
Promueve:
Banesto
Colaboran:
Microsoft Sony FIIAPP SEGITTUR Amanecer por África Hotel, Tourism and Leisure Inforpress FET Koan Consulting
Operadores turísticos:
Club Marco Polo KANANGA

Copyright 2007 · Turismo Solidario y Sostenible en África · Aviso Legal

Resolución mínima de 1024x768.  Desarrollado por Cirene 2000, S.A.